miércoles, 28 de noviembre de 2012

Visita a la catedral de la Almudena

El miércoles 28 de noviembre las alumnas de la ESO visitaron la catedral de la Almudena de Madrid, aprovechando un viaje cultural.
Resumimos todo lo que vieron y aprendieron allí (y completaron en internet):

NOMBRE: Santa Iglesia Catedral de Santa María la Real de la Almudena

LUGAR: Madrid (calle Bailén, 10. 28013 Madrid) Junto al Palacio Real

FECHA DE CONSTRUCCIÓN:
- el rey Alfonso XII puso la primera piedra el 4 de abril de 1883
- la consagró el 15 de junio de 1993 el Papa Juan Pablo II
- el primer arquitecto fue Francisco de Cuba. Además, Juan Moya, Miguel de Olavaria y Enrique Repullés y Vargas. Después de la guerra civil continuaron Fernando Chueca y Carlos Sidro.

ESTILO
El exterior es neoclásico, muy austero.
El interior es neogótico, con tres naves más capillas. Tienen 99 m de largo y 66 m de ancho.
Pinturas del ábside. Kiko Arqüello
Virgen de la Almudena, patrona de Madrid

Historia de la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid. 
 

martes, 27 de noviembre de 2012

La santificación del trabajo

Un aspecto fundamental del espíritu del Opus Dei es la santificación del trabajo profesional. Con estos vídeos queremos explicar de forma gráfica en qué consiste.
Para saber más, puedes leer la homilía Trabajo de Dios, de San Josemária Escrivá. 
"Persuadíos de que no resulta difícil convertir el trabajo en un diálogo de oración. Nada más ofrecérselo y poner manos a la obra, Dios ya escucha, ya alienta. ¡Alcanzamos el estilo de las almas contemplativas, en medio de la labor cotidiana! Porque nos invade la certeza de que Él nos mira, de paso que nos pide un vencimiento nuevo: ese pequeño sacrificio, esa sonrisa ante la persona inoportuna, ese comenzar por el quehacer menos agradable pero más urgente, ese cuidar los detalles de orden, con perseverancia en el cumplimiento del deber cuando tan fácil sería abandonarlo, ese no dejar para mañana lo que hemos de terminar hoy: ¡todo por darle gusto a Él, a Nuestro Padre Dios! Y quizá sobre tu mesa, o en un lugar discreto que no llame la atención, pero que a ti te sirva como despertador del espíritu contemplativo, colocas el crucifijo, que ya es para tu alma y para tu mente el manual donde aprendes las lecciones de servicio." (San Josemaría, Amigos de Dios, n. 67)


miércoles, 14 de noviembre de 2012

La nueva evangelización

Reproducimos la conferencia del obispo D. José Ignacio Munilla Aguirre, Obispo de San Sebastián, en el Congreso nacional de Pastoral Juvenil celebrado en Valencia del 1 al 4 de noviembre de 2012. 
Su intervención resulta muy sugerente, por la manera de abordarlo. ¡ Saca tus conclusiones!
Reproducimos a continuación el texto íntegro. Merece la pena meditarlo despacio
Además, adjuntamos el vídeo realizado con ocasión de este congreso:
 

jueves, 8 de noviembre de 2012

La confesión en 5 minutos

Qué es eso de la confesión
Cuando hacemos algo mal, nos alejamos de Dios, se abre un abismo entre Él y yo- cuanto más grave el pecado, mayor es el abismo.  Un pecado es una desobediencia voluntaria a la ley de Dios, a lo que Dios quiere que haga (que coincide con lo que me va a hacer feliz)
El Papa Juan Pablo II, ante un señor que hacía muchos años que no se confesaba, le dijo: “¡Qué mal se está lejos de Dios!”.
Por eso Jesús, sabiendo que íbamos a meter la pata, encargó a los apóstoles: “Lo que atéis en la tierra, quedará atado en el cielo y lo que desatéis en la tierra, quedará desatado en el cielo”

Así que, para no perder a Dios, o para recuperarlo si lo hemos perdido, nos confesamos.
-  Dios, a través del sacerdote, nos perdona los pecados, limpia nuestra alma de todo lo que le ha ofendido. Nos reconcilia con Dios y también con la Iglesia
-  Nos da fuerzas (la gracia de Dios) para no volver a ofenderle, o para volver a pedirle a perdón rápidamente si no hemos podido evitar volver a pecar.
-  Nos da la paz y la alegría de haber hecho las paces con un amigo (Dios) al que habíamos hecho una faena.
-  Nos perdona parte de la pena que nos corresponde por las ofensas realizadas a Dios, que pagaríamos con el purgatorio.
Por eso es tan bueno confesarse con frecuencia, aunque no hayamos hecho grandes cosas mal, ¡por eso!, para no hacerlas nunca.

¿Cuándo me tengo que confesar?
Siempre que tenga un pecado grave o mortal, porque he perdido la gracia de Dios, es decir, he echado a Dios de mi alma. Y para recuperarla, el único medio es confesarse.
Y también si sólo tengo pecados veniales o leves, porque nos los perdona y, además, nos da fuerzas (gracia) para no volver a cometer más pecados veniales, y mucho menos, uno mortal.
Además, el sacerdote nos da algunos consejos que nos pueden ayudar a estar más cerca de Dios y evitar volver a caer. Es como un entrenador de la vida de relación con Dios.

¿Qué pasos tengo que seguir para confesarme bien?
Para confesarte bien, y aprovechar a tope esta oportunidad, debes:
1 Hacer examen de conciencia: recordamos los pecados cometidos desde la última confesión bien hecha.  Pregunta a Dios qué te ha separado de Él. Distingue entre pecado mortal y venial.
2 El dolor de los pecados: por haber ofendido a Dios o a los demás, o a mi mismo, pide perdón a Dios.  Es imprescindible para que la confesión sea válida (es decir, que realmente Dios te perdone)
3 Hacer el propósito de enmienda: es decir, proponerme no volver a pecar y poner los medios necesarios para hacerlo. Aunque probablemente, por debilidad, volvamos a tropezar.
4 Decir los pecados al confesor. Empieza por lo que más te cuesta y todo será más fácil. Pide al sacerdote que te ayude. Para que Dios te perdone los pecados mortales debes decirlos en la confesión (no se te pueden olvidar!), indicando el nº y las circunstancias.
Si me callo un pecado mortal, no sólo no se me perdonan los pecados, sino que añado otro mayor: se llama sacrilegio.
Por cierto, lo que cuentes al sacerdote forma parte del sigilo sacramental: es decir, él no lo puede contar nunca a nadie. Debe olvidarlo y no hacer uso de esa información nunca.
5 Cumplir la penitencia: el sacerdote te indicará que reces alguna oración u otra cosa. Al cumplirla, demuestras con obras que estás dispuesto a cambiar. Hazlo al salir del confesionario y así no se te olvidará.

¿Y cuando estoy en el confesonario…?
·      Saluda con un “Ave María Purísima”
·      Di al sacerdote cuánto tiempo hace que no te confiesas y luego tus pecados
·      Escucha atentamente los consejos que te dé el sacerdote y procura hacerlos
·      Fíjate en las palabras de la Absolución (cuando el sacerdote te perdona en nombre de Dios) y en la penitencia que te indique
·      Acuérdate de rezar la penitencia. Y da las gracias a Dios porque podemos volver a empezar siempre que queramos.

Para ayudar a fijar algunas ideas, puedes ver estos vídeos: 
Si los pecados se vieran como en este vídeo....


La fiesta del perdón en la JMJ Madrid 2011:

La parábola del hijo pródigo contada hoy en día:


Muy divertida explicación sobre la confesión:


Y para los más valientes... este vídeo está en inglés, con posibilidad de poner subtítulos en inglés...

miércoles, 7 de noviembre de 2012

En busca de la verdad


Santa Edith Stein
San Agustín














Presentamos hoy a dos santos que se caracterizaron por la búsqueda de la verdad. Tienen apenas eso en común: uno es un hombre que vivió en el norte de África en el siglo V y otro una mujer polaca, de origen judío, discípula de uno de las figuras de la filosofía del siglo XX, Husserl.
Sin embargo, están unidos por su afán de buscar la verdad. ¡Y la encontraron!
Comprueba en su biografía qué les condujo a encontrarla en la fe católica:
- SAN AGUSTÍN DE HIPONA
- SANTA  EDITH STEIN

lunes, 5 de noviembre de 2012

Un ángel en el cielo: o cómo llevar un gran dolor con sentido sobrenatural

Habrás oído este fin de semana el trágico suceso del Madrid Arena: una fiesta multitudinaria, un graciosillo con una bengala y... muchos heridos y varios muertos, todas ellas chicas entre 17 y 20 años.
Una de ellas es Belén, joven estudiante de 17 años, normal y corriente, como muchas otras de su edad.
O quizá no tanto, como podrás comprobar en este impresionante   testimonio de sus amigas del colegio; en él han explicado el sentido de la corta vida de su amiga Belén y lo que les ha enseñado:
- su alegría y buen humor
- su esfuerzo por unir a las demás, sin dejar que nadie hablara mal de nadie
- su amor por la Eucaristía
- su intento de acercar a sus amigas a Dios
- las ganas de cambiar el mundo.

Aquí tienes las breves declaraciones de su padre ante los periodistas: 
"Estamos viviendo estos momentos con mucha tristeza, con mucho dolor, por nuestra pérdida, pero a la vez con la serenidad y la paz que te da cuando uno se abandona a las manos del Señor. Ha querido que sea de esta manera, y hay que aceptarlo. De esa manera uno se siente muy triste, evidentemente, pero con mucha paz y mucha serenidad" 
En esta entrevista a su hermano se comprueba la talla humana y espititual de la familia, así como la ayuda de Dios- que nunca falta- en momentos difíciles

 

jueves, 1 de noviembre de 2012

Orgulloso de ser católico

Este post me ha parecido muy interesante, ya que es capaz de sacar de un vídeo que ridiculiza a los católicos a raiz de la famosa canción del verano "Amo a Laura", unas interesantes conclusiones: 
- que la idea que se tiene de los católicos, y sobre todo de los jóvenes, es un puro estereotipo.
- que si realmente no hubiera una campaña orquestada contra la Iglesia, no se hubieran gastado un duro en ridiculizarla, ¡porque nadie querría ser católico!- lo que niegan las estadísticas....
- que mucha libertad y tolerancia, pero cuando se trata de respetar.... la Iglesia parece no merecerlo.
Compensa leerlo completo en este link.